El ámbito de las ventas depende de muchos factores y estará condicionado por la alta competitividad que crece día a día. Son muchos los métodos que se utilizan con el objetivo de mejorar las ventas. Desde estrategias de precios para vender cursos y ofrecer productos con la mejor calidad a precios tentadores para muchos, hasta terminar en la formación obligatoria de los vendedores

Centraremos la atención de este artículo en las estrategias de precios para vender cursos, que debe planificarse bien ya que no se trata de productos tangibles. La venta de este tipo de productos se basa en recomendaciones y/o en experiencias ajenas, por lo tanto si eres un vendedor experimentado o uno nuevo, deberás tener en cuenta los siguientes consejos.

Aportar una información detallada sobre el curso que se esté ofreciendo

Es uno de los consejos más importantes, ya que los usuarios desean saber cuanta información se aprendera, cuánto tiempo durará, si tendrá alguna validez en el ámbito académico o laboral y por cuánto tiempo. Todo esto los llevará a valorar si vale la pena invertir su dinero.

Las ofertas

También es otro punto fuerte, incluso una de las estrategias de precio para cursos más usadas, porque la mayoría de los clientes se han encontrado con promociones, donde incluso ofrecen dos niveles de aprendizaje por un precio menor al que se pagaría de manera individual.

No olvidemos los beneficios que se puedan ofrecer, donde la calidad del certificado es muy importante.

En cuanto a las estrategias de descuentos para cursos, haremos énfasis en poder obtener un punto medio, porque si el precio es demasiado bajo, el cliente potencial podría pensar que es de baja calidad o una estafa, pero si la diferencia con el precio original no varía demasiado, se pondría en duda la veracidad del producto, en estos casos lo mejor es encontrar un equilibrio en el precio.

Las ofertas por tiempo limitado

Son una opción que casi todos los vendedores han usado un par de veces a lo largo de su carrera. Ofrecer un producto de calidad a un precio muy accesible y que sea por poco tiempo, alentará al cliente a que desee comprarlo con rapidez antes de que se agoten las existencias, porque tal vez esta sea su oportunidad de oro.

Sin olvidar la reducción en las cuotas de pago, es decir, a un producto que se pague en unas 3 cuotas, se le hará una rebaja o descuento si el cliente lo paga solo en 2 o en 1.

También, los llamados métodos de pagar por la inscripción y algunos módulos mientras que otros saldrán gratis o viceversa. Los cursos presenciales tienen el gancho de ofrecer un coffe break agradable y una interacción más cálida que promueve hacer networking entre los alumnos, además de regalos. 

No solo es importante analizar el producto o hacerlo lo más llamativo gastando en publicidad, sino que debes darte tiempo para estudiar a la clientela, ya que cada público es único, ponerte en su lugar y analizar si tu mismo desearías invertir en ese producto, pues esta es una de las más exitosas estrategias de precios para vender cursos.